Billiani Logo - Sillas italianas

Billiani – Historia y cultura de la silla

Billiani ha estado fabricando sillas en Italia durante más de cien años junto con las mentes más brillantes del diseño italiano e internacional.

Billiani comenzó en 1911 cuando Luigi, un carpintero, y su esposa Delina, hija de un fabricante de sillas de Mariano, abrieron una pequeña fábrica en Manzano. En ese momento, aunque Manzano y Mariano estaban a solo diez kilómetros de distancia, estaban separados por la frontera entre el Imperio Austrohúngaro y el Reino de Italia.

Esto es lo que caracterizó y sigue caracterizando a Billiani: un cruce fronterizo que se volvería tan influyente, una clave para el diseño, la tradición y la experimentación a horcajadas; para producción, ya sea a pequeña escala o industrial; para los productos en sí, cuyas aplicaciones se superponen en entornos contractuales y residenciales.

Una historia familiar

La compañía fue fundada en 1911 para producir sillas de madera curvadas y de mimbre. La pequeña fábrica familiar está ubicada en el corazón de un distrito que, después de la Segunda Guerra Mundial, se convertiría en el distrito presidente: los hijos de Luigi, los hermanos Ottone, Orlando, Lino y Bruno, experimentarían los años de auge como jugadores importantes .

En 1986, la tercera generación se unió a la compañía y Billiani se convirtió en sinónimo de asientos para grandes pedidos, destinados especialmente al extranjero.

A finales de los años noventa, Luigi Billiani, que tiene el mismo nombre que su abuelo y se había formado como arquitecto, decidió seguir el camino del diseño y, junto con su esposa Veronik Romanutti, creó el Billiani de hoy.

Billiani, diseño y diseñadores

El buen diseño y la capacidad para trabajar la madera siempre han sido el sello distintivo de los productos Billiani, pero es solo desde 1997 que comenzamos a hablar sobre el diseño en términos concisos.

El debut fue en la Feria del Mueble de Milán 2002, con un stand provocativo en el que ondeó la bandera del diseño: Marco Ferreri lo diseñó, también el autor de una silla que recibió el Compasso d’Oro.

Si bien el vínculo con la tradición fue asegurado por los proyectos del maestro Werther Toffoloni, la asociación con Emilio Nanni abrió una nueva era: colorida, moderna, despreocupada. La lista de diseñadores creció: Francesco Faccin, Harri Koskinen, Michael Geldmacher …, al igual que la lista de proyectos, algunos de los cuales fueron exhibidos en museos, desde el MoMA en Nueva York hasta la Trienal de Milán.

En 2019, la dirección artística se confió a Cristina Celestino: la imagen se ha vuelto más cálida y sofisticada, con nuevos colores y telas. La silla seguía siendo central, así como la madera, el leitmotiv de la colección.

La excelencia «Made in Italy»

Billiani produce 100% dentro del triángulo de la silla, un área de pequeños talleres especializados, cada uno con una cultura de carpintería muy arraigada.

Un centro de excelencia formado por empresas con una historia centenaria de artesanía, cada una especializada en una fase particular del trabajo. La actividad de Billiani se entrelaza continuamente con el sector de producción local: una garantía de calidad pero también una inversión en la cadena de suministro general, porque cada innovación enriquece el conocimiento de todo el distrito.

Así es como el Made in Italy de Billiani ha adquirido un valor que va más allá del producto en sí mismo para convertirse en una expresión de un patrimonio cultural y manufacturero compartido, así como una empresa familiar.

Visite la página web de Billiani para conocer todas las colecciones y productos. www.billiani.it

Contacte con UHD México

Por favor, contacte con nosotros para conocer más sobre las colecciones de Billiani y la cotización en México para proyectos contract de hoteles, residencial y oficinas.